8 de enero de 2012

La educación y la cultura según Rodó

Cuando cierto falsísimo y vulgarizado concepto de la educación, que la imagina subordinada exclusivamente al fin utilitario, se empeña en mutilar, por medio de ese utilitarismo y de una especialización prematura, la integridad natural de los espíritus, y anhela proscribir de la enseñanza todo elemento desinteresado e ideal, no repara suficientemente en el peligro de preparar para el porvenir espíritus estrechos, que, incapaces de considerar más que el único aspecto de la realidad con que estén inmediatamente en contacto, vivirán separados por helados desiertos de los espíritus que, dentro de la misma sociedad, se hayan adherido a otras manifestaciones de la vida.

Lo necesario de la consagración particular de cada uno de nosotros a una actividad determinada, a un solo modo de cultura, no excluye, ciertamente, la tendencia a realizar, por la íntima armonía del espíritu, el destino común de los seres racionales. Esa actividad, esa cultura, serán solo la nota fundamental de la armonía. —El verso célebre en que el esclavo de la escena antigua afirmó que, pues era hombre, no le era ajeno nada de lo humano, forma parte de los gritos, que por su sentido inagotable, resonarán eternamente en la conciencia de la humanidad. Nuestra capacidad de comprender, solo debe tener por límite la imposibilidad de comprender a los espíritus estrechos. Ser incapaz de ver de la Naturaleza más que una faz; de las ideas e intereses humanos más que uno solo, equivale a vivir envuelto en una sombra de sueño horadada por un solo rayo de luz. La intolerancia, el exclusivismo, que cuando nacen de la tiránica absorción de un alto entusiasmo, del desborde de un desinteresado propósito ideal, pueden merecer justificación, y aún simpatía, se convierten en la más abominable de las inferioridades cuando, en el círculo de la vida vulgar, manifiestan la limitación de un cerebro incapacitado para reflejar más que una parcial apariencia de las cosas.

José Enrique Rodó

Hoy 8 de enero de 2012, de estar en el aire, conmemoraríamos el sexto año del programa dOMINIO PúBLICO. Pero no lo estamos, por decisión pura y exclusivamente nuestra. Creímos que la mejor manera de agradecerles sus saludos, o simplemente el hecho de estar ahí siendo parte de nuestra red de amigos, sería -en lugar de hacer retrospectivas o engarzar palabras alusivas al pasado- regalarles este fragmento de la obra "Ariel", que una de las mentes más insignes de nuestro país, escribió para el futuro hace más de cien años.

1 comentarios:

XAVIER DUARTE ARTIGAS dijo...

Tú eres el primero de los amigos con los cuales me comuniqué a través de la-nata-contra-el-vidrio.Esta nata la cancelé hace mucho tiempo, pero ahí está, se perpetúa como palabra escrita en el aire, ha suprimido la idea tan arraigada de que hay un fin. Ahora son "toques de tempestad"-(http://xavier-lacoctelera-net). He leído esa página de Rodó, imperecedera, que viaja -también- en aire, a causa del ingenio del hombre que es internet. Está presente porque hay Alejandro, hay xavier, hay otros muchos más que desean devolver las parábolas rodonianas al aula escolar. Me da pena de que te hayas ido del éter, muchas serán las razones que determinen esta cesación; no importa, porque tú sigues en el aire con este "dominio público";tú, un privilegiado por tener esas dos niñas que en todo instante guardan en sus corazones a su papá, ellas son tu ser feliz. Te lo dice un papá, abuelo y bisabuelo, de hijos y nietos que hacen sus vidas muy lejos de aquí. Muy buena esa reflexión de Aldo Marchesi. Este Aldo lo conocí siedo él un niño, pues yo concurría a la casa de su padre, en razón de que estudiábamos juntos para exámenes en la facultad de derecho. Vaya para ti un emocionado abrazo, para tus niñas el beso de la fraternidad.
Hasta muy pronto,
xavier.

"

Accommodation Hotel Hotels