5 de abril de 2011

“Odisea Crepuscular”…toma 37…y…¡acción!


por Lilly Morgan Vilaró* | Imágenes de Eskup

La rebelión… no, no me gusta… la guerra civil… no, todavía no está oficialmente declarada así…la invasión…tampoco, ni Usa ni la OTAN han invadido aún, al menos que se sepa, territorio libio… bueno, lo que sea que ocurre en Libia se está pareciendo cada vez más a una película… no, más bien a un programa del brillante cómico inglés, Benny Hill. Si no fuese que acá las muertes son lamentablemente reales, y que el país terminará convertido en escombros, las noticias que nos llegan por TV son casi tragicómicas.

En esta última entrega nos enteramos de que un rebelde quedó tan contento al ver sobrevolar a los aviones de la coalición libertadora sobre su cabeza, que empezó a disparar al aire para saludarlos. Los pilotos respondieron al instante con un misil que dejó un tendal de 14 muertos y destruyó al convoy anti Kadafhy por completo. Incluyendo a una ambulancia. No se sabe si fue una forma de retribuir el saludo, o si los confundieron con las tropas pro Kadafhy. Ya que desde arriba los dos bandos son muy parecidos. Sobretodo desde que Omar empezó a utilizar el mismo medio de transporte que usan los rebeldes. Las ya famosas 4x4 con un misil anti-aéreo montado atrás. Y un montón de personas, algunas de civil, otras con un uniforme indefinido, trepadas al vehículo, todas gritando, agitando los brazos como locos, y disparando tiros al aire. Cosa que me hace suponer que lo que sobra ahí, son municiones. O al menos, no las pagan ellos.



A los pilotos franceses y a los marines norteamericanos estacionados en el portaaviones sobre el mediterráneo, les dieron orden de disparar contra el enemigo. Ellos deben de haber asumido que si desde un convoy terrestre les disparaban cuando ellos pasaban, eso podía catalogarse como el enemigo. Deducción lógica, ya que los tipos no tienen mucho tiempo de ver televisión. Y por lo tanto no saben que para los hombres de esa región, el disparar armas al aire por cualquier motivo, parece ser algo tan habitual como tomar café. O considerar a las mujeres como cosas de segunda categoría. La cuestión es que los de la coalición libertadora hicieron bosta a los que teóricamente venían a proteger de los ataques del malvado Omar. Los generales de la OTAN dijeron que iban a investigar el asunto. Aunque supongo que ellos ya habrán hecho el cálculo que durante esta misión humanitaria alguno que otro daño colateral iba a ocurrir. Era una fija. Por más que traten de venderle al mundo que sus misiles son inteligentes y sólo destruirán a los pro-Kadafhy. Y si es posible, a Kadafhy.

Pero Omar les está siendo bastante más difícil de destruir que lo que ellos habían pensado. A pesar de la no-fly zone, el tipo se las ha ingeniado para ir retomando una a una las ciudades que estaban en manos de los rebeldes. Tan así, que los rebeldes pidieron un cese del fuego. Omar dijo que ahora no. Por el otro lado, mandó a uno de sus ministros a Grecia, con una propuesta de negociación a la coalición-OTAN libertadora. Y los pongo juntitos, ya que parece que la OTAN le ha pedido a Usa que siga por unos días más al mando de los bombardeos pacificadores. Bueno. Omar sabe que tiene que negociar con los dueños del circo. No con los payasos. Y negociar cuando está en condiciones de hacerlo. Con los rebeldes en pleno desbande. Y como a Usa, pero sobretodo a la coalición, les están entrando dudas sobre quienes son exactamente los rebeldes, no sería nada raro que aceptasen negociar con Omar. Porque la CIA, cuyo staff de agentes que ya estaban dentro de Libia antes de que empezase la rebelión, fue reforzado en una operación encubierta ordenada por Obama, unas dos semanas antes de la resolución de la ONU, está diciendo que los rebeldes están muy infiltrados por la gente de Al Qaeda. Recontra infiltrados.



Y para Usa y su pandilla, Al Qaeda es mucho más mala palabra que Omar. Tal vez no acepten dejar al carismático caudillo y sus guardaespaldas vírgenes en el poder. Pero una especie de gobierno, más o menos democrático y más o menos pluralista, que incluya a alguno de los hijos de Omar, podría ser una solución posible. Y el viejo podría retirase a una de sus carpas en el medio del desierto y cultivar orquídeas. Con la guita que tiene, bien puede instalar un invernadero tropical. O también podría mudarse a algunas de las carpas que tiene en París, o Roma. O pedirle a Donald Trump que le preste otra vez el jardín de su casa en Nueva York para asentarse nuevamente allí. Porque la otra que les queda a los libertadores es sacarse la careta de una buena vez e invadir territorio libio para terminar con el problema. Y tratar de quedarse con el botín. Cosa que no descarto. Usa tiene la costumbre de no aprender de sus errores. Llámense Vietnam, Irak o Afganistán. Debe de ser un karma nacional. Pero hasta ellos mismos deben de darse cuenta que lo que empezó como una espontánea rebelión en Túnez, seguida por una no tan espontánea de los twitteros de Egipto, y la que ahora se sospecha fue promovida por los agentes de la CIA (y aprovechada por la gente de AlQaeda) en Libia… más las de Yemen, Bahrain, Jordania, Siria, Arabia Saudita y Algeria, ya se les está yendo de las garras. Perdón. Quise decir manos. Por algo fue que la OTAN le pidió a Obama que siguiese al mando de la operación libertadora. Por algo fue que la alemana Ángela Merkel dijo que ella no metería ni loca a su país en esa misión imposible. Eeh... Misión humanitaria, promovida y avalada por la ONU. Es decir. Por algunos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. No por la Asamblea General del organismo. A no confundir que no es lo mismo. Ah…y también pedida, tras breve y sorpresiva visita del Secretario de Defensa norteamericano a Bahrain, por la Liga de los Países Árabes. El compañero Gates se olvidó de aclarar que la zona sin moscas incluía no solo a los avioncitos franceses, sino también ataques con misiles sobre blancos supuesta y cuidadosamente elegidos, por parte del portaaviones norteamericano Ronald Reagan aparcado en el mar Mediterráneo, sobre las costas de Libia. Buen nombre para ese barquito. Ronnie estaría orgulloso de esta misión. El ex presidente era un firme convencido que la paz se conseguía a través de las armas. Los países árabes que aceptaron, quien sabe a cambio de qué, pedir la no fly zone, ya no están tan contentos. Sospechan que los obligaron a comprar un buzón, que en vez de estar lleno de cartas, está repleto de dinamita con la mecha ya prendida. El problema es que también podrá tiznarle la cara a Obama. Que está largando su campaña política para ser re electo. Y como ya salió a aclarar que esta era su guerra y no la de Hillary, como decían en los titulares de la prensa, no le podrá echar la culpa a su Secretaria de Estado si las cosas salen mal. Mejor dicho: peor que lo que ya están saliendo.

Para colmo de males, la gente en Afganistán, en donde las tropas de Usa están instalando una democracia a la fuerza, anda por las calles quemando banderas norteamericanas y diciendo cosas feas sobre sus madres. Las madres de las tropas. No las suyas. Decía: queman banderas y piden que se vayan “los américa” (Sic) del país. Porque en una iglesia norteamericana, al pastor se le ocurrió quemar un libro del Corán. Demostrando ser un reverendo necio irresponsable e intolerante. El comandante a cargo de las tropas en Afganistán, tuvo que salir a decir que eso había sido un acto personal de ese buen hombre del dios de los cristianos, y que había estado mal. No pidió disculpas. Solo dijo con tono militar que esas cosas no se hacían. No sé si logró calmar los ánimos. O si se les va a armar en Afganistán una “Odisea Crepuscular 2”. Pero contra ellos. No por parte de los talibanes. Sino por parte del sector que supuestamente está encantado de tenerlos allí. Si yo fuese Obama negociaría de apuro un pacto con Kadafhy. Al menos hasta después de las elecciones.

- - -

* La autora es periodista, nacida en Argentina, con amplia trayectoria en radio, televisión y gráfica. Trabajó para BBC de Londres y Naciones Unidas, entre otros. Es autora del libro "¡Ay mama!, tenés cáncer" (Editorial Santillana, 2008) Actualmente vive en Rocha, Uruguay.

Lea más artículos de Lilly Morgan Vilaró

0 comentarios:

"

Accommodation Hotel Hotels