26 de abril de 2011

¡Felices Pascuas!



por Lilly Morgan Vilaró*

El presidente de los Estados Unidos, fiel a su promesa de no tener intervención directa, o al menos que no se vea, en la misión humanitaria devenida en “Arrasemos con Libia para que Kadafhy no tenga a quien matar”, ha enviado aviones “Drones” para bombardear la ciudades de Trípoli y Misrata. Los drones son aviones tipo de juguete, que no llevan pilotos humanos, y son manejados por control remoto desde no se dónde. Tipo los avioncitos de aéreo modelismo, pero un poco más grandes. Y mucho más letales. Felices Pascuas, Omar.

Por su parte, Francia e Inglaterra han decidido enviar asesores militares para ver si pueden organizar un poco a los muchachos de la oposición que andan perdiendo a todas luces, su guerra contra las fuerzas del malvado libio. Parece ser que el presidente Sarkozy admitió que la coalición liberadora lo había subestimado. Y obviamente, y esto lo digo yo, sobrestimaron a los revolucionarios. Lo de los asesores me hace acordar a la época de Ronald Reagan, cuando envió militares norteamericanos para entrenar y organizar a las tropas salvadoreñas que peleaban contra la guerrilla. Teóricamente la misión era solo y estrictamente de asesoramiento. En la realidad, los asesores terminaron piloteando helicópteros en misiones bélicas. Tengo el pálpito que acá sucederá lo mismo. Claro está, que ni Francia ni Inglaterra lo admitirán públicamente.



En cuanto a Obama y sus avioncitos robots… no sé si él cree que así nadie podrá decir que su país ha entrado en otra guerra en territorio ajeno. Sobre todo, a nivel interno. La opinión de los externos le importa un rábano. Esto se nota por el caso omiso que está haciendo de las Organizaciones de Derechos Humanos internacionales, que le están pidiendo que por favor pare la masacre de los revolucionarios de Bahrain, Siria, y Arabia Saudita. Tanto Bahrain como Arabia Saudita han desaparecido de los medios de comunicación. Se dice que supuestamente, Barack está teniendo conversaciones privadas con los reyes gobernantes de Bahrain. Supongo que les estará diciendo que lo que están haciendo es muy feo, y que si siguen así se van a ir al infierno. Cuando se mueran, claro está. Acá, en el mundo terrenal podrán seguir de lo más campantes en su cielo propio.

En el caso de Siria, tampoco hace nada, ya que el presidente salió por televisión a decir que les va a pedir a los ministros de su gabinete, o no sé a quién, porque habló tanto y tan rápido que me hice un lío bárbaro, (como se lo hizo el pobre traductor) que levanten el estado de emergencia que rige en el país desde hace más de 50 años. El problema parece ser que no lo pueden levantar porque hay demasiada gente en la calle protestando. Entonces han salido a disparar contra los manifestantes, hasta en los funerales de las víctimas de la represión. Una vez que no protesten más y se vayan todos a la casa, ahí podrán empezar a evaluar si se puede hacer una comisión que estudie la posibilidad de, eventualmente, y todo en su medida y armoniosamente, sin prisa, pero sin pausa, levantar el estado de emergencia. Parece que a Obama le parece bárbaro. Al fin y al cabo, es un asunto interno de Siria. Y Estados Unidos jamás llevaría a cabo una injerencia externa en los asuntos internos de otro país. Lo de Libia es diferente. Además ya dije arriba que Obama no va a enviar tropas ni aviones con pilotos de carne y hueso a pelear contra Kadafhy. No sé por qué no me creen. Felices Pascuas.



Felices Pascuas parece ser que le dijo Ricardo Alfonsín al colombiano De Narváez. Dejando la puerta abierta para hacer una alianza radical con el disidente peronista para las futuras elecciones presidenciales. ¿Alfonsín-De Narváez? ¡Qué buena fórmula! Muy parecida a la de Kirchner-Cobos. Y probablemente, en el caso que ganasen, con el mismo futuro. Por suerte, parece que hay un montón de gente que está pidiéndole al Lole Reuterman que se decida de una vez y se postule para la presidencia. No. No es un chiste. Lo vi en la TV y lo leí en los diarios. Ahí sí que Argentina sería un país del primer mundo. Bueno. Al menos del segundo mundo.



El que parece que se lanza al galope hacia el primer mundo, es el paisito. Si. Uruguay. Estamos por abrir una mina de oro a cielo abierto. Con todo lo contaminantes, que ya se sabe por experiencias en otros lados, que son las minas a cielo abierto. Parece ser que cuando la empresa extranjera se lleve todo el oro, los enormes pozos dejados en la excavación, se llenarán de agua y pasarán a ser lagunas fantásticas que atraerán al turismo internacional. Ehhh…no dudo que se crearán lagunas, pero no creo que tengan nada de fantásticas, ya que la contaminación dejada por el mercurio que se utiliza para separar el oro, dejará un grado tal de destrucción ambiental, que si sobrevive algún bicho en la zona, tendrá ojos de chancho jabalí, cola de lagarto, pico de garza y cuerpo de tortuga. Y ladrará como un perro. Bueno. Admito que eso también podría atraer al turismo. Que después de deleitarse con la fauna autóctona fosforescente y las límpidas y letales aguas mercuriosas, podrá dirigirse hacia el balneario de La Paloma, en Rocha, famoso por sus playas naturales y sus aguas azules incontaminadas.

¡Uuups! Me olvidé que para ese entonces, probablemente ya se habrá construido un puerto para sacar madera hacia la planta de ex Botnia en Fray Bentos. Cientos de camiones andarán por la ruta en caravana llevando los leños. Todo un espectáculo para ver también. Un poco incómodo para manejar. Sobre todo cuando se arme la congestión al llegar a La Paloma. Ni hablar de la contaminación de los caños de escape de tanto vehículo junto. Luego los turistas y locales que venían a disfrutar del famoso “Uruguay Natural”, podrán sumergirse en las aguas un poco aceitadas y con restos de gasoil (o lo que sea que utilicen como combustible) provenientes de los barcos cargueros. Dicen que han descubierto que es un buen tratamiento para la piel. Y además, protege contra las radiaciones nocivas solares. Tal vez habrá que cambiar el cartel de la entrada que dice: “Relájese…Ud. Está en La Paloma”. Pero eso se hace con un tarrito de pintura. No cuesta casi nada. Poco precio a pagar por la inserción al mundo contaminado, digo, perdón, al primer mundo. Por suerte los vecinos de La Paloma, desmitificando eso de la blanca paloma de la paz, están poniendo el grito en el cielo, pero mucho más, en la tierra.

También en la tierra, pero bien abajo, más abajo que las excavaciones de la mina de oro, parece ser que una empresa extranjera (¿Siempre tienen que ser extranjeras?) dice que tenemos petróleo. Y por supuesto quieren venir a perforar para ver si es verdad. Si es verdad, sonamos. Que Don Pepe directamente le mande una carta de invitación a Obama antes de que éste nos mande avioncitos drones llenos de bombas con la excusa de salvarnos de, yo que sé, Pedro y sus firmas para bajar la edad de los menores y juzgarlos como mayores a los 16 años. Por poner un ejemplo. Y ya que está, le haga la Gran Twitter Egipto a Cristina. Y en el camino, se lo manduque a Hugo Chávez, que también tiene mucho petróleo. Obama, no Pedro. Felices Pascuas. Felices Pascuas y Felices Pascuas. Que ése era el título de este artículo. Y para variar, otra vez me fui para el lado de los tomates. Si se quedaron con ganas del tema pascuense, véanlo por TV a Benedicto. Su santidad es un experto en el tema. Yo no.

- - -

* La autora es periodista, nacida en Argentina, con amplia trayectoria en radio, televisión y gráfica. Trabajó para BBC de Londres y Naciones Unidas, entre otros. Es autora del libro "¡Ay mama!, tenés cáncer" (Editorial Santillana, 2008) Actualmente vive en Rocha, Uruguay.

Lea más artículos de Lilly Morgan Vilaró

0 comentarios:

"

Accommodation Hotel Hotels