29 de marzo de 2011

¿A qué no sabés cuál es el idioma más hablado del mundo?




por Alejandro Motta Castro


La respuesta, que parece obvia, no lo es tanto. Si bien el inglés se ha convertido en una suerte de esperanto que nos permite comunicarnos con cualquier parte del mundo, independientemente de la lengua local, no es el idioma más hablado, sino el tercero.

En segundo lugar, está nuestra lengua española. Y en la cima del podio, aventajando notoriamente a las anteriores, el mandarín –principal dialecto del chino--, es hablado por 900 millones de personas.

Tengamos en cuenta que la población de China supera los 1.300 millones de habitantes. Allí se hablan varias lenguas, y un buen número de dialectos chinos.

En el futuro, el conocimiento del chino mandarín será de suma importancia, si no lo es ya. China va camino a convertirse en la principal economía del mundo, y es el principal destino de las exportaciones de dos vecinos nuestros: Brasil y Chile.

Respecto a Uruguay, el comercio va en aumento. El gigante asiático importa prácticamente toda la soja que producimos, así como ganado en pie. También es nuestro principal comprador de lana, y nuestro cuarto cliente de carne bovina.

Probablemente las relaciones entre los dos países cobren mayor importancia este año, cuando Mujica visite el país donde fue embajador el actual canciller Almagro.

“Tenemos un enorme gigante que despierta y nosotros, los latinoamericanos, estamos balconeando. Tenemos la necesidad de construir organizaciones supranacionales que permitan el desarrollo latinoamericano en un nuevo orden mundial”, dijo el mes pasado el presidente uruguayo en una conferencia realizada en el Hotel del Lago en Punta del Este, donde además tironeó las orejas de los empresarios, acusándolos de “jugar al achique y al lloriqueo”.

Un dato interesante, señalado por el senador Alberto Couriel en el diario La República del 2 de febrero, sección Contraseña, es que por cada diez por ciento de crecimiento económico de China, a América Latina le corresponden cuatro.

Claramente, entonces, el despertar del gigante ha sido provechoso para la región. Sin embargo, no todo en la economía es blanco y negro. No todo pasa por vender y crecer. Economistas de amplia trayectoria, advierten que se está forjando una nueva relación de dependencia, marcada por la exportación de materias primas, e importación de productos industrializados.

También está en juego nuestra soberanía alimentaria. Producir alimentos para el mundo será beneficioso para el país, si primero nos aseguramos el abastecimiento interno, a la población. De lo contrario, significará concentración de ganancias en manos de pocos.

Es necesario, para alcanzar la justicia social, transitar seriamente el camino hacia el desarrollo, apostando al conocimiento y la innovación. Y no seguir entregando nuestras riquezas a cambio de los espejitos de colores que nos ofrecen los países con desarrollo industrial y tecnológico.

0 comentarios:

"

Accommodation Hotel Hotels