22 de febrero de 2011

¡MARCHE UNA DEMOCRACIA CON MEDIALUNAS!


por Lilly Morgan Vilaró


Contentísimo con el resultado de la llamada “Revolución tecnológica” de Egipto, y soñando verla extendida y triunfante por la región, particularmente, o más bien, específicamente, en Irán, el presidente de los Estados Unidos alentó a los ciudadanos disconformes con sus gobiernos de la zona a salir a pelear por sus derechos de expresión y mejor calidad de vida. Al mismo tiempo exigió a los gobiernos de dichos países que instrumentasen medidas de mayor participación ciudadana y una posible apertura hacia la democracia. Es decir, lo dijo así, en general, si bien el mensaje seguramente era dirigido hacia Irán. Hacia los iraníes y hacia su gobierno. No explicó por qué no hizo ese llamado antes. No a Irán. A los otros. Por ejemplo: cuando visitó a Egipto no solo no le dijo nada a Mubarak, sino que además lo alabó públicamente y dijo que era una buena persona. Y, por supuesto, un buen amigo de USA. Como lo eran los gobernantes de Jordania, los de Bahrain, Arabia Saudita, Kuwait, y otros por el estilo. Y digo eran, en tiempo pasado, porque no se si ahora lo siguen siendo. Los tipos están que trinan con Barack Obama. Primero, porque le soltó la manito al pobre Mubarak en menos de 15 días. 30 años de amistad incondicional quedaron barridos de un plumazo en dos semanas, porque un grupo minoritario de la sociedad egipcia salió a protestar pacíficamente. Bueno. Apoyados por las fuerzas armadas que de golpe, de un día para el otro, se transformaron en custodios y defensores de la libre expresión. Luego empezó con eso de que había que hacer una apertura hacia la instauración de democracias en el resto de la región. A la mayoría de las dinastías reales instaladas en el poder hace años, no les causó gracia alguna. Tomemos el caso de Bahrain. Un paisito desconocido por muchos, incluyéndome, que tiene una “familia real” de origen de la minoría sunnita gobernando a una mayoría chiíta. En donde Usa tiene bases militares estratégicas. Estratégicas para Usa. Obvio. Es decir. Era un gobierno amigo. Casi amiguísimo. Y hete aquí que Obama sale con eso de la libertad de expresión y una mayor participación de la ciudadanía en los asuntos del país. Y los chiítas estoy segura, lo escuchaban con lágrimas en los ojos. Tal vez un poco sorprendidos. Pero convencidos que el mensaje era para ellos. Porque hace rato que ellos venían rumiando bajito esa misma idea. Sin animarse a rumiarlo en voz alta por miedo a la segura represión gubernamental. Pero lo escucharon a Barack y salieron corriendo a manifestar su descontento a los cuatro vientos. Y el gobierno hizo lo que ellos siempre supieron iba a hacer. Que por eso no salían. Los reprimió a las patadas. Y a los balazos también. Y con los tanques en la calle. Y ante las cámaras de televisión. No quiero ni pensar en la cara de Obama al ver que su mensaje había sido tomado como propio por los chiítas bahrainenses. Si. Acabo de inventar ese término. Y no tuvo más remedio que pedirles a sus amigos sunnitas que “restringieran” la represión. Rápida de reflejos, y tal vez por alguna conversación privada entre el rey y Barack, la familia real cambió la estrategia. El príncipe heredero, salió a dar la cara por televisión. Dijo que por orden de su majestad el rey (quedaba feo y un tanto infantil decir: “por orden de mi papá”) él quedaba a cargo de solucionar la situación. Y su primera decisión fue retirar los tanques de las calles y permitir que los manifestantes volviesen a la calle a protestar. E hizo un llamado al diálogo con todos los partidos involucrados. Veremos si los chiítas se conforman con eso. USA seguro que sí. Yemen también se vio sacudido por protestas ciudadanas que fueron reprimidas al toque. Algeria se unió al efecto dominó provocado por Tunisia, Egipto y las palabras de aliento de USA. Y la Libia del legendario hombre malo, Omar Kadaffi, pensó que los vientos de cambio también podían incluirla a ella. Kadaffi salió a reprimir a sangre y fuego. Total, hace años que es enemigo de los gobiernos norteamericanos, y si bien ahora había una cierta apertura internacional hacia su figura, y sobretodo hacia los negocios con un país extremadamente rico, que le importa un bledo la opinión de los de afuera. Más astuto que el resto de sus vecinos, cortó las conexiones de Internet, Twitter y demás medios electrónicos vigentes, mucho más rápido de lo que lo hizo Mubarak. Y como la prensa extranjera hace años que no está permitida en el país, lo que suceda en estos momentos quedará en la oscuridad. Saldrán algunas cosas en el futuro que seguramente nos dejarán llenos de espanto... Me pregunto si Obama tomó en cuenta la posibilidad de que estas cosas sucediesen cuando clamó por la libre expresión de los pueblos de la región árabe. Cuando pidió apertura hacia democracias. Como si las democracias se pudiesen hacer como un café instantáneo. Porque además de los muertos y de los heridos provocados por la represión de las rebeliones, queda ver que pasa después que triunfen, si es que triunfan, los árabes oprimidos. Porque no tengo duda alguna que en la gran mayoría de esos países, los ciudadanos han sido oprimidos, reprimidos, ninguneados y excluidos por sus gobiernos. Con el permiso, apoyo y aval de las grandes potencias. Que cuidaban sus intereses en la región. Como lo están haciendo ahora. Difícil creer que están preocupados por el bienestar de sus habitantes. Pero pretender que de golpe se transformen gobiernos monárquicos, autoritarios, dictatoriales y yo que sé qué más, en democracias políticamente correctas, es ingenuo. Casi ridículo. Suena a tomada de pelo. Una región en donde hay diversidad de etnias, grupos tribales, religiones, culturas, costumbres y conflictos ancestrales aún sin resolver. En donde los hombres piensan que las mujeres son seres inferiores. Sin derechos. Creo que quedó claro en el caso de la ex Yugoslavia. Que queda en Europa Central. Aclaro por si las moscas. Liberada de la Unión Soviética se sumergió en una guerra civil feroz, en donde serbios y croatas se mataban entre sí. En donde hubo un terrible genocidio. Para terminar dividida, ya que era imposible la convivencia entre ambos bandos. Azuzar rebeliones por intereses propios, más que por el bienestar de los ciudadanos de los diferentes países árabes, me parece que casi raya con lo inmoral. Porque los están mandando al matadero. Y sin saber si el resultado de esas rebeliones tendrá un final feliz. Y solo dejen la vida por otro gobierno autoritario con otra cara. Otro color. Pero igualmente represor. Porque no creo que a USA, ni a las demás potencias, les sirva una región árabe sumergida en el caos. Por encima de todo, cuidan sus intereses. Y vaya si los tienen ahí. Espero que Obama tenga un plan “B”. Ya que el “A” no está saliendo muy bien que digamos. Porque si la idea detrás de todo esto, y/o aprovechando todo esto, es que caiga el gobierno de Irán, el costo es terriblemente alto. Aunque ya sabemos que para los que están sentados en las altas esferas, los muertos no tienen nombre propio, ni familia, ni nada. Son solo cifras. Casualidades de guerra. De última, les harán un monumento. Dejaron la vida por pedir una vida más digna. Sin saber que probablemente murieron por una democracia “made in USA”. Y por los intereses de USA y el resto de la pandilla.

- - -

La autora es periodista, nacida en Argentina, con amplia trayectoria en radio, televisión y gráfica. Trabajó para BBC de Londres y Naciones Unidas, entre otros. Es autora del libro "¡Ay mama!, tenés cáncer" (Editorial Santillana, 2008) Actualmente vive en Rocha, Uruguay.

Lea más artículos de Lilly Morgan Vilaró

0 comentarios:

"

Accommodation Hotel Hotels