22 de abril de 2009

La fiebre rompehuesos o dengue


El dengue, también llamado fiebre rompehuesos, es una enfermedad infecciosa tropical caracterizada por fiebre y dolor intenso en las articulaciones y músculos, inflamación de los ganglios linfáticos y erupción de la piel. 

La causa de esta enfermedad es un virus trasmitido de persona a persona por el mosquito Aedes Aegypti. El dengue es endémico en algunas zonas de los trópicos y han aparecido epidemias en países tropicales y templados.

Con frecuencia tiene una evolución de seis a siete días, pero la convalecencia es larga y lenta. Una forma más grave pero rara es la fiebre hemorrágica del dengue. Lamentablemente carece de tratamiento especifico.

El comienzo
El dengue se caracteriza por un comienzo repentino, fiebre que dura de tres a cinco días, dolor de cabeza intenso, mialgias, artralgias, dolor retroorbital, anorexia, alteraciones del aparato gastrointestinal y erupción. En algunos casos aparece tempranamente eritema generalizado.

Cómo se transmite
El mosquito hembra se alimenta preferiblemente de sangre humana para desarrollar sus huevos.  Puede picar a cualquier hora del día y de la noche, pero generalmente lo hace en la mañana y en horas de la tarde. Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas les transmite de esta enfermedad.

Tipos de Dengue
Existen cuatro serotipos del virus del dengue: 1,2,3,4. La primera vez que una persona es contagiada por cualquiera de estos 4 virus, adquiere el dengue clásico. Nunca volverá a padecer dengue, por el mismo virus pero sigue expuesta a los demás. Si la persona vuelve a ser picada por un mosquito, portador de uno de los tres restantes virus, puede sufrir el dengue hemorrágico. Por eso se decide que el dengue la primera vez golpea y la segunda mata.

Síntomas del Dengue Hemorrágico 

Temperatura súbitamente alta de 2 a 7 días.
Sangrado en diferentes partes del cuerpo.
Dificultad de respiración.
Inflamación en la cara.
Enrojecimiento de la cara.
Vomito o diarrea.
Alteraciones en la presión arterial.
Falta de apetito.
Palidez, sudoración y sueño.


Qué hacer para aliviarlo

Beba abundante líquido o suero oral, especialmente si hay vómitos o diarrea. Mantenga reposo. Tome acetaminofén o paracetamol en caso de dolor intenso, (nunca aspirina, porque puede favorecer las hemorragias). 

Acuda al médico de inmediato si presenta: sangrado, dificultades en la respiración, inflación en la cara, vómitos o diarreas, alteraciones en la presión, palidez, sudoración, somnolencias.
Qué se debe hacer para prevenirlo
La salud de las personas incluye una responsabilidad individual, familiar y comunitaria. A nivel individual y familiar se debe: Identificar y destruir todo criadero del mosquito dentro y fuera de la casa. En zonas de alto riesgo poner mallas de cedazo en puertas y ventanas. Tapar los recipientes que contengan agua para uso domestico.

 

Medidas preventivas comunitarias: 
Educación de la población respecto a medidas personales tales como destrucción de los criaderos y protección contra la picadura de mosquitos de actividad diurna, incluso el empleo de mosquiteros, ropas protectoras y repelentes. 

Encuestas en la localidad para precisar la densidad de la población de mosquitos vectores, identificar sus criaderos. En general el aedes aegypti  los tiene en recipientes naturales o artificiales en los que se deposita por largo tiempo en agua limpia, cerca o dentro de las viviendas, por ejemplo, neumáticos viejos y otros objetos. Fomentar y poner en practica programas para su eliminación. 




0 comentarios:

"

Accommodation Hotel Hotels