29 de marzo de 2009

EL TERRORÍFICO JOE ARPAIO

Mientras los detenidos —la mayoría indocumentados centroamericanos y mexicanos— acusan a Joe Arpaio (el sheriff duro) de racista y de un comisario que viola los derechos humanos, 55 por ciento de los votantes del condado de Maricopa, Arizona, lo reeligieron por quinta vez alguacil de ese lugar fronterizo con México.

Arpaio instaló en febrero recién pasado una cárcel de carpas al aire libre, conocida como Ten City (ciudad de Carpas), para cientos de migrantes indocumentados. Se trata de una cercada zona desértica de Arizona, donde los detenidos visten uniformes de rayas, y se sabe que la ropa interior que les da la prisión es de color rosa.

                                               Cifras de la Oficina Federal de Investigación (FBI, en inglés) revelan que entre el 2006 y el 2007 aumentaron los índices delincuenciales en el condado de Maricopa.

Un promedio de 350 reos se encuentran en esta prisión, en su mayoría latinoamericanos, sobre todo de México y Centroamérica, aunque también hay algunos asiáticos y europeos.

Los indocumentados cumplen condenas que van desde un día hasta un año, por diversos delitos estatales, tras lo cual son deportados a sus países de origen. El delito de esta gente es haber violado una ley de Arizona del 2005 que considera criminales a quienes cruzan la frontera de manera ilegal.

Arpaio sostiene que su trabajo no es cuestionar las leyes, sino aplicarlas con mano dura. Una postura que lo ha vuelto muy popular en este estado de la frontera sur.

Sin embargo, sus detractores lo acusan de abusar de los presos, y lo consideran el peor exponente del sistema de detención de migrantes indocumentados en Estados Unidos, un sistema por el que pasan casi 300 mil personas cada año, donde más de la mitad de los detenidos termina en prisiones gestionadas por alguaciles como Arpaio.

ES RACISTA
El Departamento de Justicia de EE. UU. comenzó hace dos semanas una investigación contra Arpaio, por denuncias de que sus subalternos arrestaron a personas por el color de piel, con la excusa de haber cometido infracciones menores de tráfico.

Según la demanda, los subordinados del comisario usan ese método para detectar a migrantes indocumentados, y luego deportarlos.

Defensores de derechos humanos denuncian, además, que intimida a sus opositores, incluido un reportero local quien supuestamente fue confrontado en las oficinas del registro estatal, mientras intentaba investigar a Arpaio.

"¡Hasta a mí me detuvo! Tiene amedrentados a todos aquí", denunció Dan Pochoda, director de la Unión Americana de Libertades Civiles.

No obstante, lo que más parece dolerle a Arpaio es la acusación de que, por obsesionarse en la cacería de indocumentados, ha descuidado la lucha contra la delincuencia en Arizona.

Aunque este duro comisario lo niega, las cifras de la Oficina Federal de Investigación (FBI, en inglés) revelan que entre el 2006 y el 2007 aumentaron los índices delincuenciales en el condado de Maricopa.

A pesar de todo, Arpaio se muestra orgulloso de su trabajo, y desafiante frente a las críticas. "Estoy marcando una diferencia, sin duda, yo y mi gente tenemos éxito; lo demuestra las personas que nos siguen apoyando", citó.

"Yo sirvo a los ciudadanos, ¡no trabajo para ningún congresista, burócrata o gobierno! Soy un sheriff elegido popularmente, así que nada va a cambiar", agregó.

PIDEN JUSTICIA CONTRA ARPAIO
Las tristemente célebres tácticas del alguacil del condado de Maricopa, y su empleo de perfiles raciales contra indocumentados, incluidos ciudadanos y residentes legales, generaron más de 35 mil peticiones en EE. UU. para que el Departamento de Justicia abriera una investigación

También solicitaron que el Departamento de Seguridad Interna ponga fin a su acuerdo de colaboración con el alguacil Joe Arpaio a través del programa 287 (g).

Varios comités y subcomités del Congreso, incluido el panel Judicial de la Cámara baja, ya solicitaron al Departamento de Justicia una investigación sobre las tácticas de Arpaio.

"En el corto plazo esperamos que la justicia investigue los horrendos abusos de Arpaio en el condado de Maricopa, porque emplea el acuerdo 187 (g) para violar los derechos de la gente", afirmó Adam Luna, director político de America's Voice.

Una coalición pro migrante ha pedido al gobierno de Barack Obama que no permita los abusos del alguacil Arpaio contra los indocumentados.

"Este personaje hace lo que quiere, pero se le debe juzgar", comentó Jerónimo Salguero, dirigente del grupo de jornaleros del Centro de Recursos Centroamericanos, durante una protesta contra Arpaio, a quien comparan con el grupo racista Ku Klux Klan.

En medio de este repudio, Arpaio tiene sus defensores, tal como lo demostraron la semana última 10 legisladores republicanos, quienes sostienen que una investigación contra la oficina de ese alguacil, por supuestos abusos a los derechos civiles, podría intimidar a las demás Policías estatales y locales que intentan combatir y reprimir la inmigración ilegal.

Noticia de Prensa Libre

0 comentarios:

"

Accommodation Hotel Hotels